En nuestras vidas pasadas, bajo la influencia de mentes perturbadoras, cometimos mucho karma destructivo, transgredimos nuestros votos y compromisos e incurrimos en las caídas raíz y secundarias de nuestros votos. Como resultado de ello, ahora nos cuesta generar fe y convicción en el Dharma, y no conseguimos progresar en las etapas del camino hacia la iluminación. Si ahora que tenemos la oportunidad de purificar esta fuerza destructiva no lo hacemos, en el futuro seguiremos padeciendo muchos sufrimientos.

Cualquier ser sintiente, incluso un gusano o un insecto, puede cometer acciones perjudiciales, pero sólo los seres humanos pueden purificarlas. Desde tiempo sin principio hemos acumulado acciones perjudiciales y sufrido sus resultados, pero ahora tenemos la oportunidad de detener este proceso. ¡Aprovechemos, pues, esta preciosa oportunidad para practicar la purificación y dejar de acumular karma destructivo! Puesto que la purificación es la raíz de la felicidad futura y de las realizaciones espirituales, deberíamos esforzarnos en purificar nuestras perturbaciones mentales y nuestro karma destructivo mediante la meditación y recitación de Vajrasatva, método de gran poder para lograr dicho objetivo.